Ultimas

Bienvenida Cardiocenter del Cesar a Chiriguaná

Por: Juan Cataño Bracho

Como chiriguanero, celebro el nacimiento del nuevo centro de atención en salud para Chiriguaná, CardioCenter del Cesar, la obra de dos jóvenes originarios de este municipio que apuestan por una atención en salud más oportuna, completa, a tiempo y en el lugar de residencia de nuestros seres queridos; lo que representa una gran ayuda, si tenemos en cuenta que tener que abandonar a su familia, para irse a tratar lejos de su casa, es una otra carga que debe soportar el enfermo.

Para nadie es un secreto, mucho menos para los que tenemos que acompañar a los pacientes que vienen de Chiriguaná a tratarse en Valledupar, por ejemplo, que el no saber que tipo de personas le va a atender es una de las circunstancias que a nuestros seres queridos atormenta más que la propia enfermedad. Mucho más si tiene que quedar hospitalizado. Y que decir del acompañante que, al igual que el paciente, debe quedar a merced de un mundo deconocido.

Tener la oportunidad de ser tratado en su mismo ambiente, es ya un motivo de consuelo puesto que no solo puede “compartir” su tormento con sus seres queridos, sino que voces amigas y solidarias le asisten . Por esto, todos tenemos un médico de confianza y a quien no nos da temor consultar, como lo fueron para los chiriguaneros los inolvidables doctores: “Robertico”, Oyaga, Caamaño, Rocha, entre otros, que no solo los sentíamos médicos, sino paisanos, amigos y familiares.

En buena hora, Oswaldo Enrique Aguilar Molina y José Guillermo Pinto Quiroz, hijos de chiriguaneros de los más querido y arraigados de nuestro pueblo, con el mimso sentimiento y amor por su pueblo como sus padres, se hicieron Médicos Especialistas y, antes que quedarse estaciados y disfrutando de las comodiades de la gran urbe, pensaron en la tierra de sus ancestros y, contrario a lo que otros han pensado, decidieron llevar una esperanza de vida para nuestros seres queridos.

!Que dicha entre las desdciha que connota una enfermedad, que los chiriguaneros podamos tener a la mano, y entre nuestra gente, los servicios de Anestesiología, Cardiología, Cirigía General, Enfermería, Ginecobstetricia, Medicina Interna, Nefrología, Neumología, Nutrición y Dietetica, Ortopedia y Traumatología, Pediatría, Psicología, Urología, Medicina Gneral, Terapia Respiratoria y Fisioterapia¡

Por falta de estos servicios, historicamente, los chiriguaneros han “penado” por los pasillos de muchas clínicas y consultorios de Valledupar y Colombia. Por esto sólo nos resta pedir que la administración del sistema de salud en Colombia respalde esta idea y no que, por querer hacer una obra de amor por su pueblo, estos muchachos, jóvenes especilistas que, además se atreven a ser empresarios, tengan algún día que arrepentirse de lo que debe llegar a ser una dulce realidad y la obra de más alto valor para la salud de los chiriguianeros.

Por lo anterior, mi admiración por siempre para los doctores Aguilar Molina y Pinto Quiróz de quien no extrañamos su amor y abnegación por su tierra, porque es la prolongación del sentimiento de sus padres, a quienes hacen un homenaje y continúan su patriotismo y arraigo.

Viva la Chiriguaná de mis amores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *