Ultimas

Empezaron las soluciones con Misión Guajira

Empezaron las soluciones con Misión Guajira...

Misión La Guajira comienza a cumplir su objetivo con la intervención integral de 74 comunidades de Manaure y Uribia, en las que habitan más de 3.600 hogares wayuu. Así lo anunciaron la directora de Prosperidad Social, Laura Sarabia – @laurisarabia, y el presidente del Grupo Aval, Luis Carlos Sarmiento, este miércoles, desde la comunidad Kaikashi, donde firmaron el acuerdo que da vida a esta ambiciosa alianza público-privada.

Misión La Guajira concentra trabajo y recursos de distintos sectores para mejorar la calidad de vida de los habitantes del departamento, especialmente de las comunidades de Manaure y Uribia, que sufren las peores condiciones en la precaria situación humanitaria de la región.

“Esta no es una visita y un discurso más. Tenemos un plan de trabajo para ofrecer soluciones reales y duraderas a las comunidades. Es una alianza que nace de la confianza entre sectores y también de la confianza en el departamento: en sus comunidades y en sus autoridades”, dijo Sarabia.

“Desde Aval enfocaremos cuantiosos esfuerzos y recursos para contribuir a mejorar la calidad de vida de ustedes, que son los habitantes y protectores de esta región. No queremos que nuestra contribución se limite a una donación y ayuda humanitaria de una vez; vamos a aprender y a trabajar de la mano de ustedes y sus autoridades tradicionales, de Prosperidad Social y de los gobiernos locales, en el desarrollo de iniciativas concretas, para ofrecer soluciones estructurales y sostenibles”, expresó Sarmiento.

Prosperidad Social, de acuerdo con Sarabia, está comprometida en articular recursos desde diferentes sectores y con los ministerios para hacer que toda la inversión pública y privada tenga impactos duraderos.

La alianza, que cuenta con la colaboración del Grupo Prisa, tendrá en cuenta la cosmovisión y el conocimiento ancestral y matrilineal de las comunidades, a través de mecanismos para su participación.
Laestrategia de transformación territorial de largo plazo que se está diseñando proveerá soluciones a necesidades del territorio, y creará las condiciones para la diversificación económica y el fortalecimiento del aparato productivo. Misión La Guajira busca potencializar sectores como el agrícola, el turístico, el comercio internacional y la producción de energías limpias, en el marco de una transición energética justa.

Ramasio Martínez, autoridad tradicional de Kaikashia, ratificó la necesidad de que la atención para el departamento y las comunidades sea sostenible y responda a urgencias en empleo, salud, educación y seguridad alimentaria: “Esperamos que no sea sólo por hoy y que todas las comunidades del departamento sean beneficiadas”.

Como resultado de varios proyectos de investigación, algunos culminados, otros en curso y otros que vendrán en los siguientes meses, se definirá el destino de las inversiones, que podrán comprender varios frentes de acción: seguridad alimentaria; proyectos productivos: centro de acopio, desarrollo, comercialización y exportación de mochilas y mantas;  frigoríficos para la adecuada conservación de carne de chivo y manejo para su comercialización; igualmente se evaluará la viabilidad y eventual impulso al proyecto de las salinas de Manaure; energía: apoyo al desarrollo de comunidades energéticas y la implementación de soluciones individuales a energía solar, o una granja solar a gran escala; y agua potable: desarrollo de soluciones para proveer de agua potable, como plantas desalinizadoras; y construcción y mejoramiento de pozos y jagüeyes.

Con el apoyo de la W Radio y Grupo Prisa, se adelantará la campaña que invitará a todos los colombianos a participar, de manera voluntaria, en este proyecto ambicioso. Sarmiento anunció que por cada peso que sea recogido en la campaña de Misión La Guajira, Aval aportará 2 pesos más.

Para empezar a tener resultados en el corto plazo, en los próximos meses se comenzará con el despliegue del plan de choque, que consiste en la intervención directa de 74 comunidades (3.600 familias), en donde se desarrollarán, una vez acordadas con ellas, acciones en los siguientes frentes:

Seguridad alimentaria: insumos para el desarrollo de huertas, distribución de especies de ovinos y caprinos por hogar, banco forrajero para especies menores por comunidad, insumos para la promoción de hábitos alimentarios saludables, entrega de caprino macho modificado genéticamente y apoyo en el montaje de sistemas de riego.

Soluciones energéticas y de abastecimiento de agua: paneles solares por unidad productiva en las comunidades y bolsa de recursos por comunidad (para pequeñas reparaciones de molinos, jagüeyes y mejorar sistema de riego).

Proyectos productivos e intervención social: trabajo colectivo wayuu, visitas comunitarias y actividades sociales, contratación de líderes comunitarios, por comunidad, para el manejo de la lengua wayuu, entrega de lana para artesanías y el fortalecimiento de la asociatividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *