Ultimas

Al gran Adolfo Pacheco lo pintaron sin pincel y sin paleta

-El compositor nacido en San Jacinto, Bolívar, el 8 de agosto de 1940, ya suma 80 años recibiendo a lo largo de su vida todos los honores, como en el año 2005 cuando fue coronado como Rey Vitalicio en el Festival de la Leyenda Vallenata. Eso lo llevó a declarar: “En Valledupar me gradué como gran compositor vallenato”.-

Por: Juan Rincón Vanegas @juanrinconv

El cantautor Adolfo Rafael Pacheco Anillo tiene la posibilidad por estos días de estar más quieto que nunca, para ver en silencio como las horas se hacen acompañar de los minutos y los segundos, pero eso sí, poniendo a dar vueltas su memoria por aquellos sueños del ayer, esos que tuvieron lugar en su natal San Jacinto, Bolívar, y que muchas veces convirtió en canciones.

Lo que no sabe el hijo del inolvidable viejo Miguel, aquel que se fue del pueblo a buscar consuelo, paz y tranquilidad a tierras lejanas, es que su paisano, el también compositor Jaime Alberto Romero Janacet, le tiene listo el regalo de una bella canción donde lo pintó en toda su dimensión..

El canto se inicia con una carga de melodía alegre y en sus primeros versos destaca su sencillez, su talento y lo ubica en esa franja de tierra donde las alegrías tienen forma de mujer, flores, paisajes y animales.

Él, es un hombre sencillo

siempre expresa su talento

le canto a Adolfo Pacheco

le canto a Pacheco Anillo,

uncompositor que hizo

un mundo de melodías

le cantó a la tierra mía

y también a sus amores

como el colibrí a las flores

en Los Montes de María.

Ahondado aún más en su hoja de vida, lo definió como el gallo fino y en el hombre que es como un verso de enero donde las esperanzas las arropa el año nuevo desde aquella tierra llena de gaitas, cuyos sonidos los acompaña el viento seco de los veranos eternos.

Lo dice Jimmy Romero

y en un verso lo defino

él es como el gallo fino

cuando lo tiran al ruedo.

Él, es el verso de enero

que se escucha en lejanía

una bella melodía

cual cristalino riachuelo

como el canto del mochuelo

en Los Montes de María.

Impronta en el folclor

Cuando el viaje de la canción se iba alejando y penetraba en el corazón del viejo juglar que solía sentarse en la sombra de sus bellos cantos, lo sorprende de la mejor manera. Esta vez, recordando sus amoríos llenos de poesía que lograban en diversas ocasiones el objetivo deseado porque le rendía honores a su majestad.

Eres el árbol sombrío

que produce mil canciones

son sus frutos bellos sones

que cantó en sus amoríos

como el caudaloso río

que trae cantos y poesías

pintaste la tierra mía

con el pincel del amor

porque tú eres el pintor

de Los Montes de María.

Al final, cuando las notas del acordeón se despedían y el homenajeado estaba pintado de cuerpo entero, lo puso a mecerse en aquella famosa hamaca grande donde se le agradeció por todo lo brindado en su larga carrera, llevando hasta su alma versos y melodías que hacen más agradable el entorno de un maestro que ha dejado su impronta en el folclor. Ese, que desde el fondo de su corazón se nutre como el vino que entre más añejo adquiere fineza en su alma.

Tierra de ‘Toño’ Fernández

pueblo que te vió nacer

pintaste al viejo Miguel

hilaste la hamaca grande

para que el mundo la cante

se mesan to’ los días

al compás de melodías

que brotan de un acordeón

para que trine el cantor

de Los Montes de María.

Homenaje cantado

La historia de la canción comenzó hace seis meses cuando el compositor y abogado penalista Jaime Alberto Romero, más conocido como ‘Jimmy’, se sentó a platicar sobre diversos temas con el maestro Adolfo Pacheco, con quien mantiene una cerrada amistad desde hace muchos años.

Es así como de un momento a otro al viejo juglar de Los Montes de María, se le ocurrió hacer un rápido repaso por algunas de sus célebres obras. Era como resucitar personajes y lugares que hacen parte de sus sentimientos y que en otras ocasiones le provocaron lágrimas y muchas alegrías.

Esa tarea no fue algo fácil, pero no se quedó en el intento, sino que le dio la orden a su memoria para que pusiera en primera fila esas canciones que se han paseado por todo el mundo dándole las más grandes satisfacciones en la vida.

“Como nosotros vivimos en Barranquilla, nos visitamos frecuentemente o nos llamamos, como ahora, teniendo la oportunidad de platicar del pueblo y de todo lo que gira a nuestro alrededor. En ese ameno diálogo me surgió la idea