Iconos del Festival de la Leyenda Vallenata

Por: Juan Cataño Bracho

Así como todo el mundo se cree con el derecho a opinar que “El Festival de la Leyenda Vallenata le debe un homenaje a Alfredo Gutiérrez”, y no se les tiene por abogados gratuitos, yo opino que ésta institución no le debe ningún homenaje a esta personalidad del vallenato, dado que el mejor homenaje que se le puede hacer a una persona es reconocer sus cualidades y a Gutiérrez se le han reconocido en tres (03) oportunidades, sobre lo cual hay tres testimonios en el salón de Reyes de la Fundación.

Que mejor homenaje puede existir para una persona distinto a que se le reconozcan sus méritos, los aportes que ha hecho a la sociedad, que ser reconocido dentro de los que merecen ser tenidos como ejemplos en su arte, en éste caso ser coronado tres veces Rey del Festival de la Leyenda   Vallenata, en méritos a su dedicación, estilo y cualificación de su actividad en pro de la conservación del vallenato tradicional, que fue la misión que se impuso éste ente.

En mi opinión, ser homenajeado en el Festival de la Leyenda Vallenata equivale a tomar un nombre para promover una versión en los meses previos y durante el evento.  Si se trata de que el homenajeado reciba una gratificación económica por su aporte a la cultura vallenata, ser Rey del Festival de la Leyenda Vallenata es la máxima distinción a que aspiran los interpretes de éste género, a pesar que existen otros, y quizás muchos, que también desarrollan éste tipo de actividad; pero, por lo que se percibe, ninguno tan apetecido como éste.

Ser Rey del Festival de la Leyenda Vallenato, equivale a ser certificado como Gran Exponente del Vallenato Tradicional por la entidad que se erigió para salvaguardar la esencia pura del vallenato clásico y no se erigió para celebrar el auge comercial de la música vallenata. Por lo que coronar a una persona como Rey de éste evento es calificar su trascendencia y aporte por el mantenimiento de una tradición. Que puede ser más importante para un ser humano, en éste caso un intérprete del vallenato, que ser testigo y dar la máxima referencia de sus cualidades, de su trascendencia e inmortalidad.

Tres títulos de Rey del Festival de la Leyenda Vallenata, que ha ganado Alfredo Gutiérrez, equivale al reconocimiento que vale más que cualquier homenaje, propaganda o afiche, para un intérprete del género, y es la certificación de la entidad que alberga a quienes propenden porque el vallenato se conserve puro, como símbolo de nuestra identidad cultural.  Este es un homenaje eterno, cuya figura nadie puede retirar del rincón de la fama del vallenato. Si se trata de la posibilidad de ingresos que pueda recibir el Rey del Festival de la Leyenda Vallenata, no hay que desconocer que “El Festival de la Leyenda Vallenata es no solo el evento folclórico y cultural más importante de nuestro departamento y de Colombia sino también el gran impulsador de la economía regional”. Entonces, hay que reconocer que ésta institución no sólo le da posibilidades de ingresos al Rey sino a todos los que viven de éste arte.

En el salón de la fama del Festival de la Leyenda Vallenata se certifica, para siempre, que Alfredo Gutiérrez sobresalió, entre todos los participantes, durante los eventos realizados en 1974, 1976 y 1986; con lo que se certifica la calidad y el aporte que éste interprete le ha hecho a éste género musical.

Entonces ¿Qué le debe la Fundación del Festival de la Leyenda Vallenata a Alfredo Gutiérrez, si le ha reconocido sus méritos tres veces y le ha otorgado los premios que se establecieron para dichos méritos y quiénes amamos a el Vallenato lo tenemos como una de sus más importantes figuras?

Considero que no existen fundamentos para seguirle “echando leña al fuego” con este argumento que periódicamente aboca a los implicados a un enfrentamiento y considero que Alfredo Gutiérrez no debe darle mayor estimación, como creo que no se lo da, a cuatro “04 días de propaganda” que a Toda una Vida de Reconocimiento a sus méritos.

Por anterior, considero que el Festival de la Leyenda Vallenata es un homenaje para todos los que se han dedicado a cultivar este bello folclor, entre ellos Alfredo Gutiérrez. Por lo tanto, considero que la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata no le debe homenaje a ningún interprete del género.              

0
0
0
s2smodern