El expresidente colombiano Juan Manuel Santos aseguró este viernes que cuando la humanidad derrote al coronavirus necesitará líderes con empatía, capaces de lograr un mundo mejor y sin autoritarismos.

"Los líderes en la paz son horizontales, con capacidad de persuadir, de hacer que la gente confíe; espero líderes no autoritarios, sin populismo ni xenofobia", señaló en una videoconferencia virtual con el historiador mexicano Enrique Krauze.

Patrocinada por el Grupo Editorial Planeta y moderada por el periodista Felipe Restrepo, la charla entre Santos y Krauze abordó las posibilidades de América Latina después de la pandemia.

Santos, que gobernó Colombia entre 2010 y 2018, recordó que la empatía es la capacidad de ponerse en los zapatos de las otras personas y es difícil ser líder si no se sienten las angustias y esperanzas de la gente.

RECHAZO A POPULISMO Y AUTORITARISMO

"Las solidaridad ha crecido; las encuestas dicen que la gente siente más solidaridad y eso es importante para que cuando pase la pandemia el liderazgo sea diferente al autoritario", expresó.

Santos, Premio Nobel de la Paz de 2016, analizó la actitud de los Gobiernos al tratar el coronavirus y elogió el papel destacado de las mujeres gobernantes.

"Cuando uno hace una revisión de los países que han salido mejor librados, que han manejado mejor esta situación, han salido a relucir los liderados por mujeres, la canciller Merkel en Alemania, la primera ministra de Nueva Zelanda, la líder en Taiwán, en Noruega están dando lecciones al resto de los jefes de estado", señaló.

El exmandatario dijo que hay una diferencia entre lo que los Gobiernos anuncian y lo que la gente recibe y votó a favor de un acceso a la salud para todo el mundo y una forma diferente de combatir la pobreza.

"La pandemia está permitiendo observar las falencias de los sistemas de salud; en cuanto a la pobreza, ha sido medida a nivel de ingresos pero hay una corriente que enfoca esa lucha a darle a las familiar una vida digna".

El exmandatario insistió en la necesidad de acelerar la lucha contra el cambio climático y llamó a la cooperación al considerar que ningún país saldrá adelante aislado, aunque los populistas así lo crean.

LA "GENERACIÓN DEL CORONAVIRUS"

Krauze sostuvo que será fundamental para el mundo que los jóvenes, que llamó "generación del coronavirus", tomen los liderazgos después de la crisis de salud y construyan un mundo diferente.

"Deben encontrar el modo de dar la vuelta y lograr algo positivo. Les digo que no tengan miedo, que se vuelvan adultos antes de lo planeado y no esperen a un currículum, un diploma, una maestría o un doctorado, que apresuren la madurez", indicó.

El escritor mexicano también destacó el liderazgo de las mujeres y coincidió con Santos en la necesidad de líderes

"Somos protagonistas de una clase de historia real, se nos ha dado un sentido distinto de la vida porque la pandemia nos ha hecho sensibles de la fragilidad y la finitud de la vida", agregó.

El ensayista explicó que la pandemia coincide en México con un deterioro económico profundo y un aumento de la violencia y pidió que el presidente Andrés Manuel López Obrador desempeñe un liderazgo responsable, verídico, claro, valiente y con empatía.

"Un liderazgo no polarizante, que no divida a los mexicanos en pueblo bueno y pueblo malo. Tiene mucho que ganar el presidente con modificar a un liderazgo que escuche a los distintos sectores con empatía, mucho que perder si no lo hace. Deseo que esté a la altura de los mejores hombres de este país", concluyó.

Santos le preguntó al ensayista por qué el presidente de México ha sido condescendiente con las "humillaciones" a su país por parte del mandatario estadounidense Donald Trump, a lo que el intelectual se limitó a calificar de inexplicable la actitud.

"Los mexicanos hemos sido educados en el valor del respeto a la historia de este país, no entiendo por qué nuestro presidente en un acto sin precedentes ha sido servil con el presidente de Estados Unidos. Con mucho menos un presidente con dignidad hubiera puesto límites con respeto", concluyó.